Preguntas frecuentes

Haga clic en las preguntas frecuentes para ver sus respuestas.

Si tiene alguna otra pregunta, por favor contacte con nosotros a través del formulario de consultas.


How Does Copper Work?
How does copper kill pathogens?
Copper is an essential nutrient for humans as well as bacteria but, in high doses, copper ions can cause a series of negative events in bacterial cells.  The exact mechanism by which copper kills bacteria is still unknown, however several theories exist and are being studied.  They include:
n    Causing leakage of potassium or glutamate through the outer membrane of bacteria
n    Disturbing osmotic balance
n Binding to proteins that do not require copper
n Causing oxidative stress by generating hydrogen peroxide.
How quickly do copper alloys kill MRSA?
Laboratory tests have demonstrated that copper alloys kill 99.9% of MRSA within two hours.
Does this mean that there is a delay in the antimicrobial effect?
No, copper starts to have its antimicrobial effect immediately. The times stated are for scientific tests carried out under strictly controlled and reproducible conditions and therefore state the times for total elimination in a particular set of conditions. In these tests, an extremely high challenge of bacteria is used, many orders of magnitude higher than would be encountered in a real clinical situation. When tests are repeated using lower doses of contamination, total elimination of, e.g., MRSA, takes as little as 15 minutes.
Won't microorganisms develop resistance to copper?
This is highly unlikely for three reasons:
n    Copper is naturally present in the earth's crust and, to date, no resistant organisms have been demonstrated.  Copper-tolerant organisms do exist but even these die on contact with copper surfaces.
n    Copper kills microorganisms by multiple pathways rather than by acting in a specific way on one receptor.
n    Microorganisms are killed before they can replicate, thus they cannot pass down genetic material which would ultimately allow it to evolve and develop resistance.


Copper vs Other Antimicrobial Materials
How is copper superior to other antimicrobial surfaces?
Copper and copper alloy products are antimicrobial through and through.  Even when surfaces made of these materials are scratched, their antibacterial efficacy continues to work - they won't wear away like coatings or other treatments can.  Copper alloys are the only solid surfaces with an EPA public health product registration.
Do aluminium, stainless steel and plastics have antimicrobial properties?
No.  Comparative antimicrobial efficacy studies have been conducted on copper, aluminium, stainless steel, PVC and polyethylene.  While it has been clearly demonstrated that copper is able to kill microbes quickly and effectively, there is no evidence that aluminium, stainless steel, PVC or polyethylene exhibit antimicrobial properties.
How does copper compare to silver in efficacy?
In Keevil's Southampton tests, polymeric coatings impregnated with silver particles behave in the same way as the stainless steel control at ambient temperature and humidity i.e. they show no antimicrobial effect.  Many silver-containing antimicrobial coatings use a Japanese Industrial Standard to test for antimicrobial efficacy.  However, the test conditions of the Japanese Standard are highly unrepresentative of conditions typically found in healthcare facilities.
The Japanese Standard is a 24 hour test at 37 degrees Celsius and greater than 90% relative humidity.  Additionally, a plastic film is pressed over the sample to retain humidity.  Under these test conditions, silver-containing coatings do exhibit notable antimicrobial performance.  This is largely influenced by the excess moisture available to participate in ion-exchange reactions required to release silver-ions to combat microorganisms.  However, as Keevil demonstrated, when the temperature and humidity are decreased to typical indoor levels, the coatings have no antimicrobial effect and are indistinguishable from the stainless steel control.  All copper alloys tested were effective under all tested conditions.
A separate study by Dr Harold Michels confirmed Professor Keevil's findings.  Dr Michels tested the antimicrobial efficacy of various copper alloys and a silver-containing coating on stainless against MRSA under the temperature and humidity conditions prescribed by the Japanese Industrial Standard, and under temperature and humidity conditions typically found in indoor facilities (20oC and 20-24% relative humidity).  At 90% relative humidity and 35oC, all of the materials killed more than 99.9999% of MRSA.  At 90% relative humidity and 20oC, similar results were obtained.  At 20% relative humidity and 35oC, a reduction greater than 99.9999% is observed on all copper alloys; however, on the coated stainless steel no reduction of MRSA was achieved.
The results at 24% relative humidity and 20oC are very similar.  A reduction greater than 99.9999% is achieved on all copper alloys, while the reduction on the stainless steel coated with a silver-containing antimicrobial coating is less than 20%.  Sterling silver is an effective antimicrobial but lacks the mechanical properties and alloying capabilities for most touch surface applications and would, of course, be prohibitively expensive.
Cleaning
If copper kills pathogens, does that mean it doesn't need cleaning?
No, copper alloy products will need to be cleaned in the same way as other touch surfaces, to remove dirt and grime that can prevent contact with the copper surface.  Prescribed hygienic practices for the cleaning of touch surfaces, along with hand-washing, are the first lines of defence and copper alloy surfaces are a supplement to, and not a substitute for, standard infection control and hygienic practices.  Copper alloy products are active 24/7 and help reduce microbial contamination in between cleanings.
How should copper and copper alloy components and surfaces be cleaned?
The usual cleaning materials used in hospitals are fine for use on copper and even bleach-containing solutions can be used as long as items are washed down afterwards as described in the current NHS cleaning guidelines.
Aesthetics
Will copper and copper alloy surfaces change colour over time?
Copper and copper alloy surfaces naturally oxidise and darken over time.  The amount of time needed for a colour change to occur depends on the alloy and exposure conditions.  In typical indoor exposure, appreciable colour changes can take many years to develop.  The brass push plates on the main entrance to the Selly Oak test ward in Birmingham have not darkened in 36 months.
Does oxidation deter copper's antimicrobial effect?
No. In fact, studies show that as uncoated copper, brass and bronze surfaces oxidise, or darken, they become more effective at eliminating disease-causing bacteria.
Cost
Will copper products be much more expensive than the products that they replace?
No.  Material costs are only a small part of a product's cost.  Copper and copper alloys are easy and therefore cost-effective to form into components.  No coatings or platings are required either and this saves costs too.  Copper will be effective against microbes round the clock, 24/7.  While coatings are fragile and wear out over time, the antimicrobial properties of copper, brass and bronze are integral to the metal and last the lifetime of the product.  Copper products also help to deliver eco-design in that they can be fully recycled at the end of their long and useful lives, without any loss of properties.
Safety
If copper reduces microbes, is it safe?
Yes, copper, brass and bronze surfaces are safe and long lasting.  The copper industry initiated a Voluntary Risk Assessment for copper. The assessment process was agreed with the Italian Government's Istituto Superiore di Sanità, acting as the review country on behalf of the European Commission and the EU Member States. The risk assessment has now been completed and one of the main conclusions, accepted by the European Commission and EU Member State experts, is 'the use of copper products is in general safe for Europe's environment and the health of its citizens.'
Copper is also an essential micronutrient in the human diet, along with zinc and iron. An adult needs 1mg of copper every day. Foods rich in copper include chocolate, nuts and seeds.  A balanced diet should provide enough copper to avoid a copper deficiency.
Resources
Is there enough copper to equip all our hospitals?
Yes. Copper extraction technology undergoes development to improve efficiency and so make even low concentration ores economic to mine.  This, combined with increased recycling, will ensure there is enough copper to meet demand.

Copper and Copper Alloys
What is copper?
Copper is an essential element required by both plants and animals to live. Copper is also an industrial metal that possesses superior electrical and thermal conductivity, is easy to process and, through the incorporation of other metals, can deliver broad technical performance. This makes it a very important material in a wide range of consumer and industrial applications.
Where does copper come from?
Copper is refined from ore that naturally occurs in many places around the world. The five largest mining countries are Chile, the United States, Peru, Australia and Russia.
Is copper recyclable?
Copper is one of the few materials that can be recycled, time and time again, without any loss in performance. In 2008, 35% of the world's copper demand was met through recycling and it is estimated that most of the copper ever mined is still in circulation. Almost half of all recycled copper comes from building scrap and post-consumer waste, such as electric cables, plumbing installations, end of life vehicles and electronic and electrical equipment. The remainder is new scrap recovered from along the complex downstream value chain.
Is copper in food?
Copper is necessary in the human diet; the best sources for dietary copper include seafood, organ meats, whole grains, nuts, raisins, legumes and chocolate.
What are copper alloys?
An alloy is created when a metal is mixed with one or more elements.  This mixture allows the combined elements to take on properties that they would not have individually in their pure states. The ratios of copper and added elements vary depending on what properties are required of the resulting alloy.  Brass and bronze are common alloys of copper.
Are brass and bronze different?
Yes.  Brass is created by combining pure copper with zinc.  Brass is strong, resistant to corrosion and easily worked without the use of heat.  Bronze is created when tin and phosphorus are combined with copper.  Bronze is harder than brass; it combines strength with fatigue resistance, machinability and high wear resistance.  Both brass and bronze are available in a wide range of colours and finishes.

Cobre y aleaciones de cobre

El cobre es un elemento esencial necesario para la vida de plantas y animales. El cobre es además un metal industrial que posee una excelente conductividad eléctrica y térmica, es fácil de moldear y, mediante la incorporación de otros metales, puede ofrecer un rendimiento técnico muy diverso. Esto hace que el cobre sea un material muy importante en una amplia gama de aplicaciones tanto industriales como de consumo.

El cobre se obtiene del mineral existente de forma natural en muchos lugares del mundo. Los principales países mineros son Chile, China, Perú, Estados Unidos y Australia.

El cobre es uno de los pocos materiales que pueden reciclarse una y otra vez sin perder sus propiedades. En 2013, el 35% de la demanda mundial de cobre se cubrió con cobre reciclado y se calcula que la mayoría del cobre extraído de las minas aún se sigue utilizando.

Cerca de la mitad del cobre reciclado proviene de la recuperación de productos al final de su vida útil, como cables eléctricos, instalaciones de fontanería, vehículos para desguace y equipos eléctricos y electrónicos. El resto del cobre reciclado es "chatarra nueva" (refundición de desechos que proceden del proceso de fabricación).

El cobre es necesario en una dieta equilibrada. Algunos de los alimentos más ricos en cobre son el marisco, las vísceras, los cereales integrales, las nueces, las pasas, las legumbres y el chocolate. Para mantener una buena salud, un adulto necesita una ingesta diaria de 1 mg de cobre.

Una aleación se crea cuando un metal se mezcla con uno o más elementos. Esta mezcla permite que los elementos combinados adquieran propiedades que no tendrían de manera individual en su estado puro. Los porcentajes de cobre y de otros elementos añadidos varían dependiendo de las propiedades que se necesiten en la aleación resultante. El latón y el bronce son dos aleaciones de cobre muy comunes.

Sí. El latón es el resultado de combinar cobre y zinc. Esta aleación es fuerte, resistente a la corrosión y fácil de manipular sin necesidad de utilizar calor. El bronce se crea mediante la combinación de estaño con cobre. El bronce es más duro que el latón y combina fuerza, resistencia a la fatiga y al desgaste, y facilidad de mecanización. Tanto el latón como el bronce están disponibles en una amplia gama de colores y acabados.

Propiedades antimicrobianas

'Antimicrobiano' hace referencia a la capacidad de una sustancia para eliminar o inactivar microbios, tales como bacterias, hongos (incluyendo mohos) y virus.

Sí. La humanidad ha aprovechado las propiedades antimicrobianas inherentes del cobre desde el inicio de la civilización. En las últimas décadas, se ha demostrado claramente mediante diversos estudios científicos que el cobre presenta una eficacia antimicrobiana rápida y de amplio espectro contra algunas de las especies más peligrosas de bacterias, hongos y virus.

En la literatura científica se cita la eficacia del cobre para eliminar o inactivar muchos tipos diferentes de bacterias patógenas, hongos y virus, incluyendo:

  • Acinetobacter baumannii
  • Adenovirus
  • Aspergillus niger
  • Candida albicans
  • Campylobacter jejuni
  • Clostridium difficile
  • Coronavirus (humano 229E)
  • Enterobacter aerogenes
  • Enterobacterias resistentes a Carbapenem
  • Escherichia coli O157:H7
  • Helicobacter pylori
  • Gripe A (H1N1)
  • Klebsiella pneumoniae
  • Legionella pneumophilia
  • Listeria monocytogenes
  • Mycobacterium tuberculosis
  • Norovirus
  • Poliovirus
  • Pseudomonas aeruginosa
  • Salmonella enteriditis
  • Staphylococcus aureus (MRSA, E-MRSA, MSSA)
  • Tubercle bacillus
  • Enterococos resistentes a Vancomicina

Ver Referencias científicas.

No, las aleaciones de cobre también lo tienen. Se han llevado a cabo pruebas con cobre, latones, bronces, cuproníqueles y aleaciones de cobre-níquel-zinc a las que también se les conoce como plata alemana o alpaca debido a su color blanco brillante, a pesar de que no contengan plata. Los resultados de estas pruebas demuestran que las aleaciones con un mayor contenido de cobre inactivan los microorganismos patógenos con mayor rapidez. Las aleaciones de Antimicrobial Copper contienen más de un 60% de cobre lo que asegura una buena eficacia.

Cuando se elige una aleación de cobre para un producto es importante considerar las propiedades mecánicas que se necesitan, el proceso de fabricación y, por supuesto, el color. Las aleaciones de cobre ofrecen una paleta de atractivos colores que van desde el amarillo de los latones a los marrones oscuros de los bronces y los tonos plateados de los cuproníqueles.

La tasa de inactivación microbiana del cobre puede verse afectada por la temperatura, el contenido de cobre de la aleación, el tipo de microorganismo con el que está en contacto y el modo de contaminación (por contacto, estornudo, etc). Aunque se pueden percibir diferencias entre aleaciones en algunas pruebas de laboratorio, no se observan diferencias en el entorno dinámico de un hospital. Diversos estudios clínicos han demostrado la eficacia antimicrobiana del cobre y de las aleaciones de cobre.

No, la propiedad antimicrobiana del cobre es intrínseca al metal. Esto significa que la eficacia antimicrobiana se mantiene a lo largo de la vida útil de un producto - al contrario que un recubrimiento, esta eficacia no se reduce ni se pierde con el paso del tiempo. Para mantener la efectividad antimicrobiana, NO deben aplicarse aceites, ceras, esmaltes, pinturas ni otros revestimientos.

Aunque los revestimientos y recubrimientos pueden mostrar inicialmente características antimicrobianas, son susceptibles al desgaste y cualquier daño o arañazo que sufra la superficie revestida no sólo puede eliminar la capa de cobre activa sino que la zona dañada, al perder esa capa de cobre, puede albergar gérmenes. Las superficies hechas de cobre sólido o de aleaciones de cobre son totalmente antimicrobianas. Los recubrimientos están excluidos del registro en la EPA de EEUU y, por tanto, del Plan de Gestión Responsable de la Industria (Cu+), debido a las dudas sobre su durabilidad y eficacia a largo plazo.

Como representante de la industria a nivel mundial, la International Copper Association (ICA), ha creado la marca Antimicrobial Copper y el símbolo Cu+, para asegurar un tratamiento responsable en relación a la implementación sobre el terreno del cobre y sus aleaciones.

El uso de la marca Antimicrobial Copper y el símbolo Cu+ por parte de una organización indica que un Centro del Cobre, en representación de ICA, le ha concedido permiso en base a la adhesión a unas estrictas normas de uso. Estas normas ayudan a la organización a entender la tecnología subyacente y la forma de promocionarla e implementarla en línea con las últimas investigaciones y los requisitos normativos y legislativos existentes.

'Antimicrobial Copper'es el término que engloba a todas las aleaciones de cobre antimicrobiano aprobadas.

Ver Información sobre la marca.

Ensayos en hospitales

Sí, se ha demostrado en ensayos hospitalarios realizados en todo el mundo que las superficies de cobre presentan entre un 83-100% menos de contaminación bacteriana que las superficies de contacto convencionales.

En Reino Unido, el Hospital Selly Oak - uno de los Hospitales Universitarios del NHS Trust de Birmingham -, fue seleccionado para ser el centro de pruebas de este nuevo enfoque en la prevención de infecciones.

Los primeros resultados del ensayo mostraron que el cobre es un material antimicrobiano y que, en una situación real de hospital, las superficies de cobre presentaban una reducción de más de un 90% de la contaminación bacteriana en comparación con las superficies de materiales convencionales. Los resultados han sido confirmados en un estudio posterior y de mayor duración realizado en Selly Oak, que se publicó en la revista Infection Control and Hospital Epidemiology. Además, se evaluó la supervivencia de cepas de VRE, MSSA, MRSA y coliformes mediante una prueba de portadores: no se observó resistencia al cobre.

También se han llevado a cabo o se están llevando a cabo otros ensayos en China, Francia, Alemania, Grecia, Finlandia, India, Japón, España, Polonia, Sudáfrica, Chile y EEUU.

El objetivo del ensayo financiado por el Departamento de Defensa de EEUU y realizado en las UCIs de tres hospitales, era determinar la eficacia del cobre antimicrobiano para reducir el nivel de patógenos y en qué medida esa reducción se traduciría en unas menores tasas de infecciones. Los investigadores de los tres hospitales que participaron en el ensayo - el Centro Oncológico Memorial Sloan Kettering de Nueva York, el hospital de la Universidad Médica de Carolina del Sur (MUSC) y el Centro Médico para Veteranos Ralph H. Johnson, ambos en Charleston, Carolina del Sur - reemplazaron objetos que se tocan con mayor frecuencia como las barras y las mesas de las camas, los botones de llamada y los portasueros por otros hechos de cobre antimicrobiano.

En las habitaciones con superficies de cobre se observó una reducción del 83% en la biocarga microbiana en comparación con las superficies de control, mejor que el nivel que se alcanza cuando se realiza una limpieza intensiva después de que un paciente abandone la habitación.

Además, los resultados iniciales demostraron que el uso de superficies de cobre antimicrobiano en las habitaciones de las unidades de cuidados intensivos redujo en un 58% el riesgo de adquirir una infección durante la estancia hospitalaria.

Ver Ensayos en hospitales.

Verificación independiente de la eficacia de Antimicrobial Copper

Sí. El 29 de febrero de 2008, la Agencia de Protección Ambiental de EEUU (EPA) registró 275 aleaciones de cobre como materiales antimicrobianos que inactivan continuamente bacterias que suponen una amenaza para la salud humana. Desde entonces se han registrado más aleaciones, hasta un total de más de 450 aleaciones registradas. El cobre es el único material sólido que cuenta con este registro, que se utiliza solo para el suministro y la comercialización de productos en EEUU.

El registro del cobre y de ciertas aleaciones de cobre como el latón y el bronce, significa que la EPA reconoce que son materiales sólidos con propiedades antimicrobianas. Cualquier producto hecho con alguna de las aleaciones registradas está legalmente autorizado para hacer declaraciones de salud pública en EEUU.

Según las directrices de la EPA una declaración de salud pública hace referencia al control de organismos que representan una amenaza para la salud humana. Las declaraciones de salud pública deben estar respaldadas por pruebas exhaustivas realizadas bajo los protocolos de la EPA en un laboratorio independiente que esté adherido a las directrices de Buenas Prácticas de Laboratorio de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico).

Los estudios de laboratorio llevados a cabo bajo los protocolos aprobados por la EPA han demostrado la capacidad del cobre para eliminar, en las primeras 2 horas desde el momento de contacto, a más del 99,9% de las siguientes bacterias causantes de enfermedades: Staphylococcus aureus, Enterobacter aerogenes, Escherichia coli O157:H7 (E. coli O157:H7), Pseudomonas aeruginosa, Enterococcus faecalis resistente a vancomicina y Staphylococcus aureus resistente a metilicina (MRSA). En ocasiones, el MRSA también se define como una "superbacteria".

Cuando se limpian de forma habitual…

  • Las superficies antimicrobianas de cobre, latón y bronce eliminan más del 99.9% de las bacterias en las primeras dos horas de exposición.
  • Las superficies antimicrobianas de cobre, latón y bronce consiguen una acción antibacteriana continua y mantienen su efectividad para eliminar más del 99.9% de las bacterias incluso después de una contaminación repetida.
  • Las superficies antimicrobianas de cobre, latón y bronce mantienen su efectividad para eliminar más del 99,9% de las bacterias dentro de las dos horas siguientes a la exposición, incluso después de una repetida abrasión en seco y en mojado y de volverse a contaminar.
  • Las superficies antimicrobianas de cobre, latón y bronce ayudan a inhibir la concentración y el crecimiento de bacterias dentro de las dos horas siguientes a la exposición entre los turnos de limpieza.

Nota: estas afirmaciones sólo pueden aplicarse al cobre y a las aleaciones de cobre no recubiertas. Las aleaciones de cobre son un complemento, y no un sustituto, de las prácticas habituales para el control de infecciones.

Ver Registro de la EPA.

Aplicaciones

El uso de cobre y de aleaciones de cobre en las superficies que se tocan con mayor frecuencia en los hospitales, como manillas y tiradores de puertas y armarios, barras de las camas, portasueros, dispensadores de jabón, grifos o interruptores de la luz, pueden ayudar a reducir la cantidad de microbios causantes de enfermedades en los hospitales. Se ha demostrado que las superficies de aleaciones de cobre reducen la contaminación microbiana entre los turnos de limpieza y desinfección, convirtiéndose en una medida adicional muy útil para mejorar la higiene en los hospitales. Los datos  del ensayo en UCI realizado en los EEUU, indican que existe una significativa reducción del riesgo de infección asociada al uso de superficies de cobre.

La transferencia genética horizontal en las bacterias juega un papel importante en la evolución de la resistencia a los antibióticos, lo que ha dado lugar a un número cada vez mayor de infecciones nosocomiales difíciles de tratar. Las investigaciones muestran que, mientras que la HGT puede tener lugar en el entorno hospitalario (en superficies que se tocan con frecuencia, como manijas de puertas, carros y mesas de acero inoxidable), el cobre impide que ocurra este proceso y elimina rápidamente las bacterias  en contacto con su superficie.

El cobre ya se utiliza como componente activo en muchos tipos de productos antimicrobianos, en la agricultura, en medios marinos, en entornos de atención sanitaria y en los hogares. El cobre es un componente activo en colutorios antiplaca, dentífricos y medicamentos. Tanto los coladores de los fregaderos como los estropajos para ollas y sartenes hechos de cobre pueden ayudar a prevenir la contaminación cruzada en la cocina. En la actualidad, las superficies de cobre y aleaciones de cobre también se están instalando en hospitales de todo el mundo.

El cobre como material antimicrobiano para superficies de contacto puede utilizarse tanto en los hospitales, como en otros casos donde la transmisión de infecciones puede ser causa de preocupación, tales como las residencias de ancianos, las ambulancias, los gimnasios, los colegios, las oficinas, los cruceros, los medios de transporte y los edificios públicos.

Ver Usos aprobados.

La preocupación sobre la exposición a microorganismos tóxicos en los edificios modernos hace que mejorar las condiciones higiénicas de los sistemas de climatización se haya convertido en una prioridad, ya que estos sistemas se consideran responsables de cerca del 60% de las situaciones relacionadas con el síndrome del edificio enfermo (por ejemplo, se ha demostrado que en las aletas de aluminio de los sistemas de aire acondicionado se pueden encontrar importantes concentraciones microbianas).

En el caso de personas inmunodeficientes, la exposición a microorganismos tóxicos procedentes de los sistemas de climatización puede ocasionar severas infecciones, pudiendo incluso llegar a ser mortales. Diversos artículos científicos indican que el cobre elimina muchos de los patógenos que se encuentran habitualmente en estos sistemas y un estudio de campo en los EEUU, concluyó que el cobre puede resultar útil para controlar la emisión de hongos en los sistemas de climatización y para limitar la contaminación de los componentes del sistema.

Ver Sistemas de climatización.

El número de infecciones transmitidas por los alimentos refleja que los programas de higiene gubernamentales y el autocontrol de la industria son insuficientes para proteger la calidad del suministro de alimentos en el mundo. Las superficies de contacto higiénicas, como el cobre y las aleaciones de cobre, pueden utilizarse en las instalaciones de procesamiento de alimentos como superficies de contacto para alimentos secos, ayudando a reducir la incidencia de la contaminación cruzada de peligrosos agentes patógenos que se transmiten por los alimentos, tales como E.coli O157:H7, Campylobacter jejuni, Listeria monocytogenes, Salmonella enteriditis y MRSA. El cobre tiene una capacidad intrínseca para eliminar rápidamente a estos peligrosos microbios tanto a temperaturas de refrigeración (4ºC) como a temperatura ambiente (20ºC).

Ver Alimentación y hostelería.

¿Cómo funciona el cobre?

El cobre es un nutriente esencial para los seres humanos así como para las bacterias pero, en dosis altas, los iones de cobre pueden provocar una serie de sucesos negativos en las células bacterianas. Todavía no se conoce el mecanismo concreto por el que el cobre elimina bacterias, aunque existen varias teorías que se están estudiando, entre las que se incluyen:

  • Provocar la pérdida de potasio o glutamato a través de la membrana exterior de la bacteria
  • Perturbar el equilibrio osmótico
  • Unirse a proteínas que no necesitan cobre
  • Causar una tensión oxidativa al generar peróxido de hidrógeno
  • Causar una degradación del ADN bacteriano

Las pruebas de laboratorio han demostrado que las aleaciones de cobre eliminan el 99,9% de MRSA en las primeras dos horas de exposición. Estas pruebas simulan una contaminación húmeda. Las últimas investigaciones han demostrado que en las pruebas que simulan una contaminación en seco, como en el caso del contacto de una mano contaminada, se eliminan 10 millones de unidades formadoras de colonias de VRE en menos de 10 minutos.

No, el cobre empieza a tener efecto antimicrobiano de inmediato. Los tiempos indicados se refieren a pruebas científicas realizadas bajo condiciones estrictamente controladas y reproducibles y, por tanto, hacen referencia a los tiempos de eliminación total en unas determinadas condiciones. En estas pruebas se utiliza una concentración bacteriana muy alta, mucho mayor de la que se encontraría en una situación real de un centro sanitario. Cuando se repiten las pruebas para una contaminación húmeda utilizando dosis menores, la total eliminación de MRSA, por ejemplo, se produce en tan solo 15 minutos.

Esto es muy poco probable por tres razones:

1. El cobre se encuentra presente en la corteza terrestre de forma natural, y hasta la fecha, no se ha demostrado que haya ningún microorganismo resistente. Existen microorganismos tolerantes al cobre pero incluso estos se eliminan al entrar en contacto con superficies de cobre. En comparación, ciertas especies de bacterias comenzaron a mostrar resistencia a la penicilina después de 30 años desde su introducción.

2. El cobre elimina microorganismos de múltiples maneras en lugar de actuar de una forma específica sobre un receptor como la mayoría de antibióticos.

3. Los microorganismos se eliminan antes de que puedan multiplicarse, por lo que no pueden pasar material genético que les permita desarrollar resistencia.

Ver Cómo funciona.

El cobre frente a otros materiales antimicrobianos

La efectividad antimicrobiana de los productos de cobre y de aleaciones de cobre es continua. Incluso cuando las superficies de estos materiales se rayan, su eficacia antimicrobiana sigue funcionando - no se desgastan como puede ocurrir con recubrimientos u otros tratamientos. Las aleaciones de cobre son las únicas superficies sólidas registradas por la Agencia de Protección Ambiental de los EEUU (EPA) como productos de salud pública.

No. Se han hecho estudios comparativos de la eficacia antimicrobiana del cobre, el aluminio, el acero inoxidable, el PVC y el polietileno. Mientras que se ha demostrado claramente que el cobre es capaz de eliminar microbios de forma rápida y efectiva, no hay evidencias de que el aluminio, el acero inoxidable, el PVC o el polietileno presenten propiedades antimicrobianas.

En las pruebas realizadas en la Universidad de Southampton por el profesor Bill Keevil, los recubrimientos de polímeros impregnados con partículas de plata se comportaron de la misma manera que el acero inoxidable a temperatura y humedad ambiente, es decir, no mostraron un efecto antimicrobiano. Muchos recubrimientos antimicrobianos con contenido en plata utilizan una norma japonesa para probar su eficacia antimicrobiana. Sin embargo, las condiciones de las pruebas realizadas bajo esta norma japonesa no son nada representativas de las condiciones que habitualmente se encuentran en las instalaciones sanitarias.

La norma japonesa establece una prueba de 24 horas a 37ºC y con una humedad relativa superior al 90%. Además, se utiliza una película de plástico que se presiona sobre la muestra para retener la humedad. Bajo estas condiciones, los recubrimientos con contenido en plata presentan un notable comportamiento antimicrobiano. Esto es debido en gran parte al exceso de humedad que favorece el intercambio de iones necesario para liberar los iones de plata que combaten a los microorganismos. Sin embargo, como el profesor Keevil demostró, cuando las condiciones de temperatura y humedad disminuyen a los niveles habituales en interiores, los recubrimientos no tienen efecto antimicrobiano y no se distinguen del acero inoxidable. Todas las aleaciones de cobre probadas resultaron efectivas bajo todas las condiciones ambientales ensayadas.

Un estudio posterior realizado por el Dr. Harold Michels confirmó los descubrimientos del profesor Keevil. El Dr. Michels probó la eficacia antimicrobiana de varias aleaciones de cobre y de una superficie de acero inoxidable con recubrimiento de plata frente a MRSA, bajo las condiciones de temperatura y humedad que marca la norma japonesa y bajo las condiciones de temperatura y humedad típicas en interiores (20ºC y 20-24% de humedad relativa). Con una humedad relativa del 90% y una temperatura de 35ºC, todos los materiales eliminaron más del 99,9999% de MRSA. Con una humedad relativa del 90% y a 20ºC se obtuvieron resultados similares. Con una humedad relativa del 20% y a 35ºC se observó una reducción superior al 99,9999% en todas las aleaciones de cobre; sin embargo, en el acero inoxidable recubierto no se logró ninguna reducción de MRSA.

Los resultados con una humedad relativa del 24% y a 20ºC son muy similares. Se consiguió una reducción superior al 99.9999% en todas las aleaciones de cobre, mientras que la reducción en el acero inoxidable con un recubrimiento antimicrobiano de plata es menor al 20%. La plata de ley es un antimicrobiano efectivo pero carece de las propiedades mecánicas y de las capacidades de aleación para la mayoría de las aplicaciones de las superficies de contacto y, además, tendría un coste prohibitivo.

Referencia

Sí, la nueva norma mexicana publicada en enero de 2014: NMX-W-163-SCFI-2013 Productos de cobre y sus aleaciones - Características antimicrobianas - Especificaciones y métodos de prueba. Otros organismos nacionales de normalización están trabajando en el desarrollo de normas de ensayo apropiadas.

Limpieza

No, los productos de aleaciones de cobre necesitan limpiarse y desinfectarse de la misma manera que cualquier otra superficie de contacto, para eliminar la suciedad que pueda impedir el contacto con la superficie de cobre. Las prácticas de higiene prescritas para la limpieza de superficies de contacto junto con el lavado de manos, son las primeras líneas de defensa. Las superficies de aleaciones de cobre son un complemento, y no un sustituto, de las prácticas habituales de higiene y de control de infecciones. Los productos de aleaciones de cobre permanecen activos las 24 horas del día, los 7 de la semana, y ayudan a reducir la contaminación microbiana entre turnos de limpieza.

Los materiales de limpieza que se emplean habitualmente en los hospitales pueden utilizarse para la limpieza del cobre; se pueden usar incluso soluciones que contengan lejía siempre que se utilicen correctamente. Esta limpieza es suficiente para mantener la eficacia antimicrobiana. Los limpiadores de metales sólo deben utilizarse si es necesario para el mantenimiento de un acabado brillante.

Ver Guía de limpieza y desinfección.

Estética

Las superficies de cobre y de aleaciones de cobre se oxidan de manera natural y se oscurecen con el paso del tiempo. La cantidad de tiempo necesaria para que se produzca un cambio de color depende del tipo de aleación y de las condiciones ambientales. En una situación típica de interior, pueden pasar muchos años para que se aprecien cambios en el color. Las planchas de bronce de la puerta principal de la sala de ensayo en el hospital Selly Oak de Birmingham (Reino Unido), no se oscurecieron en 36 meses. Existe una amplia gama de aleaciones de cobre con eficacia antimicrobiana entre las que elegir, con una paleta de colores estables, incluyendo aquellas en tonos plateados.

No. De hecho, los estudios realizados demuestran que las superficies de cobre, latón y bronce, oxidadas u oscurecidas y sin recubrimiento, son más efectivas al eliminar bacterias causantes de enfermedades.

Coste y rentabilidad

No. El coste del material es tan solo una pequeña parte del coste del producto. No se necesitan revestimientos o recubrimientos lo que supone un ahorro de costes. También hay que tener en cuenta que los componentes de cobre antimicrobiano serán eficaces contra los microbios las 24 horas del día, los 7 días de la semana. Los productos de cobre además contribuyen a un diseño ecológico ya que pueden ser totalmente reciclados al final de su larga vida útil sin que pierdan ninguna de sus propiedades.

El Profesor Tom Elliott, jefe de la investigación realizada en el hospital Selly Oak, ha declarado que "el coste de equipamiento de la sala de ensayo (una sala de medicina general con 20 camas) fue equivalente al coste de 1,5 infecciones."

El Consorcio de Economía de la Salud de la Universidad de York ha desarrollado un modelo de retorno de la inversión, que permite efectuar los cálculos necesarios para evaluar el período de amortización en el caso de instalar superficies de contacto de cobre antimicrobiano en un nuevo edificio o en un proyecto de remodelación.

En base a los datos sobre la reducción de la tasa de infecciones nosocomiales del ensayo realizado en tres hospitales de EEUU, a los datos sobre el coste de los componentes de las últimas instalaciones de cobre antimicrobiano realizadas en hospitales europeos y a las cifras publicadas en el Reino Unido sobre los costes de atención sanitaria, la inversión para mejorar una UCI como parte de un nuevo edificio o de un proyecto de reforma, se recuperaría en menos de dos meses. Los ahorros de costes de una instalación de cobre antimicrobiano también procederán de la reducción de los días de hospitalización y de una mejor gestión directa del personal.

Ver Retorno de la Inversión.

Seguridad

Sí, las superficies de cobre, latón y bronce son seguras y duraderas. La industria del cobre realizó una Evaluación Voluntaria de Riesgos del cobre cuyo proceso de análisis se acordó con el Instituto Superior de Sanidad del Gobierno italiano, que actuó como país revisor en representación de la Comisión Europea y de los Estados Miembros de la UE. Una de las principales conclusiones de esta evaluación voluntaria de riesgos, aprobada por la Comisión Europea y por expertos de los Estados Miembros, es que, en general, "el uso de productos de cobre es seguro para el medio ambiente y para la salud de las personas".

El cobre es además un micronutriente esencial en la dieta humana junto con el zinc y el hierro. Un adulto necesita una ingesta diaria de 1mg de cobre. Entre los alimentos ricos en cobre se encuentran el chocolate, las nueces y los cereales integrales. Una dieta equilibrada debería aportar suficiente cobre para evitar una deficiencia de este micronutriente.

No. El cobre ha sido utilizado durante siglos para la acuñación de las monedas que se manejan habitualmente. De hecho, el cobre juega un papel importante para mejorar y mantener la buena salud de nuestra piel y muchas cremas para la piel desarrolladas por dermatólogos utilizan cobre como un agente antioxidante o antienvejecimiento.

Algunas personas pueden tener sensibilidad al níquel y pueden desarrollar dermatitis alérgica cuando su piel entra en contacto directo y prolongado con níquel, elementos cromados o algunas aleaciones utilizadas en objetos de consumo como joyas, relojes y gafas. En la Unión Europea, hay un límite de liberación de níquel para esos artículos en estrecho contacto con la piel. Esto no se aplica al níquel utilizado en aleaciones de cobre para monedas o superficies de contacto, que sólo se manejan de forma transitoria.

Recursos

Sí. En base a los últimos datos sobre disponibilidad geológica y la continua innovación de la industria, hay buenas razones para creer que el cobre continuará siendo un contribuyente esencial para la sociedad en el futuro. Según los datos del Servicio Geológico de los Estados Unidos (USGS), desde 1950, siempre ha habido, de media, 40 años de reservas de cobre y más de 200 años de recursos disponibles. Esto refleja los plazos, los avances tecnológicos y la evolución económica de la minería. Además, el 35% de la demanda mundial se cubre con el reciclaje.

El cobre y las aleaciones de cobre son materiales industriales duraderos, con una amplia paleta de colores y reciclables, y están disponibles en varias formas de producto adecuadas para diferentes fines de fabricación. El cobre y sus aleaciones ofrecen un conjunto de materiales para los diseñadores de productos funcionales, sostenibles y rentables.

El cobre y algunas aleaciones de cobre, que se engloban bajo el término Antimicrobial Copper (cobre antimicrobiano), tienen propiedades antimicrobianas intrínsecas y los productos hechos de estos materiales tienen el beneficio secundario adicional de contribuir al diseño higiénico. Los productos hechos con Antimicrobial Copper son un complemento y no un sustituto de las prácticas habituales para el control de infecciones. Es esencial continuar con las prácticas actuales de higiene, incluyendo aquellas relacionadas con la limpieza y desinfección de superficies ambientales.

Al continuar utilizando este sitio web, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Puedes obtener más información en este enlace.

Aceptar