Alimentacion y hosteleria

Las superficies pueden contener patógenos infecciosos responsables de intoxicaciones alimentarias. Antimicrobial Copper elimina el 99,9% de E. coli O157: H7 en las 2 primeras horas de exposición y puede ayudar a crear un entorno higiénico.

En las condiciones apropiadas, una bacteria puede llegar a convertirse en varios millones de bacterias en ocho horas y en miles de millones en doce horas. El cobre tiene una potente eficacia antimicrobiana contra microorganismos causantes de intoxicaciones alimentarias.

La bacteria Campylobacter provoca el mayor número de casos de enfermedades transmitidas por alimentos en los países cálidos cada año. Se reportaron cerca de 55.000 casos de campilobacteriosis en el Reino Unido en 2008, pero en la Agencia sobre la Calidad de los Alimentos (FSA) de Reino Unido, son conscientes de que existen muchos más casos que no se reportan - el número real de casos es más probable que se acerque a los 375.000 cada año. (sitio web de la FSA, julio de 2010)

Otros patógenos importantes, como E.coli O157 y Listeria monocytogenes, causan menos infecciones, pero el grado de hospitalización es relativamente más alto y la probabilidad de muerte en el caso de la Listeriosis es típicamente del 30%. Algo común en la higiene de los alimentos es la necesidad de reducir la contaminación cruzada y el cobre puede ser utilizado en las zonas adecuadas para ayudar a reducir la biocarga microbiana. Los contenedores para la preparación de alimentos secos, los pomos y tiradores de las puertas y el fregadero pueden ser fácilmente sustituidos por
superficies de Antimicrobial Copper.

El cobre y las aleaciones de cobre son materiales industriales duraderos, con una amplia paleta de colores y reciclables, y están disponibles en varias formas de producto adecuadas para diferentes fines de fabricación. El cobre y sus aleaciones ofrecen un conjunto de materiales para los diseñadores de productos funcionales, sostenibles y rentables.

El cobre y algunas aleaciones de cobre, que se engloban bajo el término Antimicrobial Copper (cobre antimicrobiano), tienen propiedades antimicrobianas intrínsecas y los productos hechos de estos materiales tienen el beneficio secundario adicional de contribuir al diseño higiénico. Los productos hechos con Antimicrobial Copper son un complemento y no un sustituto de las prácticas habituales para el control de infecciones. Es esencial continuar con las prácticas actuales de higiene, incluyendo aquellas relacionadas con la limpieza y desinfección de superficies ambientales.

Al continuar utilizando este sitio web, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Puedes obtener más información en este enlace.

Aceptar